Técnica para hacer vacío al sistema de refrigeración

El correcto vacío resulta primordial. Algunos casos graves han tenido como consecuencia el cambio de compresor. Conocer algunos detalles ayudará a evitar esto último.

No es correcto y no se debe de hacer el proceso de vacío con el compresor del sistema de refrigeración, aparte de no llegar a la lectura correcta, se calentará y habrá fallas prematuras del compresor.

 

Riesgos

¿Qué ocurre si no se hace un proceso correcto?
Presencia de gases no condensables en el sistema de refrigeración, con consecuencias, como:

1. Aumento de temperatura en el lado de alta presión
2. Calentamiento excesivo de la válvula de la descarga
3. Formación de sólidos orgánicos que ocasionen fallas en el compresor

Presencia de humedad en el sistema de refrigeración, cuyas consecuencias serían:

1. Probable presencia de hielo
2. Se tape el elemento de control
a. Tubo capilar
b. Válvula de expansión
3. Daños a partes del compresor

Si la humedad se congelara en el interior de la válvula de expansión y trabara el mecanismo:

1. La válvula de expansión no va a suministrar suficiente gas refrigerante. Esta condición se va presentar si se traba la válvula cuando esté cerrada y los síntomas serán:
a. La temperatura de la carga que se está enfriando va a ser alta
b. El sobrecalentamiento en el sistema será alto
c. La presión de la succión será más baja de lo normal

2. La válvula de expansión suministra demasiado gas refrigerante. Esta condición se presenta si se traba la válvula cuando esté abierta, y los síntomas en el sistema serán:
a. Retorno de refrigerante líquido al compresor
b. El sobrecalentamiento será demasiado bajo
c. La presión de la succión será normal o más alta de la esperada

¿Qué pasa si se hace el proceso con el propio compresor?

  • Daño al aislante del compresor, los devanados del motor se calientan.
  • Las bobinas eléctricas producen arcos eléctricos por el hecho de que circule una corriente eléctrica a través de ellas cuando se encuentran en una condición de vacío.

Si existiera una falla en el compresor ocasionada por presencia de humedad se necesitará una bomba de vacío, ¿Cuál es el tamaño correcto? y ¿Cómo seleccionarla?

Escoger la bomba de acuerdo a las toneladas de refrigeración del sistema.

Por cada cfm podemos evacuar de una manera efectiva 7 toneladas de refrigeración de un sistema, entonces aplicamos una sencilla fórmula:

(Toneladas de refrigeración del sistema / 7) = CFM requeridos para evacuar el sistema.

La velocidad con la que se efectúa el vacío dependerá de:

a) La altura sobre el nivel del mar durante el proceso del vacío.
b) La temperatura ambiente a la que está expuesto el sistema. Una técnica conocida para acelerar el tiempo del vacío es elevar la temperatura del sistema por un medio externo, ya sea a través de lámparas incandescentes o por otro método que pueda incrementar la temperatura del equipo.

Vacío correcto
Para saber que llegamos al vacío correcto se requiere de un vacuómetro para medir el vacío de manera eficaz. El vacío correcto se alcanza midiendo, no por el tiempo que dejemos la bomba trabajando en el sistema.

Procedimientos de vacío y eliminación de humedad

Hacer un barrido con nitrógeno gaseoso para poder expulsar la mayor cantidad de humedad posible básicamente soplándola al exterior del sistema. Este proceso deberá de hacerse con un cilindro de  nitrógeno gaseoso y con un regulador de nitrógeno de por medio para evitar accidentes.

Al iniciar el proceso de vacío, hacerlo por los dos lados del múltiple; se conectará la bomba al centro y deberán permanecer abiertas las dos válvulas, alta y baja presión hasta que se logre el vacío buscado.

Calentar el sistema en sí, con lámparas o con algún otro medio para calentar los tubos, evaporadores, condensadores, etc, para que la humedad se evapore.

Una vez listos para iniciar el proceso, se sugiere esta secuencia de operaciones:

  • Se conecta la bomba de vacío al sistema
  • Se pone en marcha la bomba
  • Nos detenemos cuando tengamos una lectura de 1500 micrones
  • Rompemos el vacío con nitrógeno y presurízamos el sistema con 10 psig.
  • Soltamos el nitrógeno
  • Se pone en marcha la bomba
  • Nos detenemos cuando tengamos una lectura de 1500 micrones
  • Rompemos el vacío con nitrógeno y presurízamos el sistema con 10 psig.
  • Soltamos el nitrógeno
  • Se pone en marcha la bomba
  • Nos detenemos cuando tengamos una lectura de 500 o 250 micrones según sea el tipo de lubricante
  • Rompemos el vacío con el gas refrigerante
  • Cargamos con gas nuestro sistema

Vacíos a los que se debe llegar

  • 500 micrones con aceite mineral o aceite alquilbenceno
  • 250 micrones con aceite Polyol Ester

 

Autor: Gildardo Yañez

Especialista en Refrigeración
Miembro ASHRAE

Perfil Profesional

Gildardo Yañez es Ingeniero Industrial Electricista, Especialista en Refrigeración con el grado de Maestro en Administración. Actualmente se desempeña como el Gerente de Capacitación Técnica en BOHN de México. Registrado como Agente Capacitador Externo STPS.

Es Especialista en Refrigerantes y Refrigeración.

Autor de los Manuales Buenas Prácticas. Colaborador en la Revista CERO Grados Celcius, Revista Mundo HVAC&R y ACR Latinoámerica.

Presentaciones Técnicas

Sitio actualizado el:

18-08-2017

Número de Visitantes

Tweets de Ingeniero Yañez 🇲🇽 @ingenieroyanez

Derechos de Autor:
Los escritos técnicos de refrigeración y refrigerantes, que se encuentran publicados en esta web, son para uso exclusivo de consulta. Si los usa como referencia, por favor mencione que los obtuvo en este sitio: www.gildardoyanez.com

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Gildardo Yañez 2017 Todos los derechos reservados. Límite de responsabilidad: Las afirmaciones y opiniones expresadas en estos textos reflejan única y exclusivamente el enfoque del autor (Gildardo Yañez). Se cree que toda la información, las aseveraciones y los datos proporcionados son precisos, confiables y se ofrecen de buena fe.