Limpieza de Sistemas de Refrigeración | Quemadura del Compresor

Parte 2

12. Cargue el sistema con el refrigerante adecuado, conforme a las instrucciones del fabricante. Si se va a usar el refrigerante recuperado, cárguelo al sistema a través del filtro deshidratador.

13. Arranque el compresor y comience a operar el sistema. Espere unos minutos a que se estabilice y, después, verifique el sobrecalentamiento de la válvula de termo-expansión y los controles. Ajuste si es necesario.

Registre la caída de presión inicial a través de los filtros deshidratadores. Esto debe ser considerado muy importante, debido a que la caída de presión dará la pauta para la sustitución de filtros deshidratadores o de los bloques desecantes. La caída inicial de presión no debe incrementarse, hasta que los bloques desecantes estén cargados en más de 50 por ciento con contaminantes.

La limpieza del sistema se lleva a cabo durante la operación del mismo. La afinidad del aceite por los contaminantes y la acción solvente del refrigerante atraparán toda la suciedad y limpiarán todas las partes incrustadas con carbón, lodo, barniz y otros productos de la quemadura. Al pasar el aceite y el refrigerante por los filtros deshidratadores, se limpian dejando toda la contaminación en ellos. La acumulación gradual de estos contaminantes provocará que vaya aumentando  la caída de presión a través de los filtros deshidratadores. Esta caída debe ser monitoreada las primeras cuatro horas de operación. Cuando la caída de presión rebase los valores máximos 8 a 10 psig, deberán de cambiarse los bloques desecantes o el filtro deshidratador.

14. Muchos técnicos consideran que, hasta este punto, la limpieza se ha completado; sin embargo, para hacer el mejor trabajo posible, se debe continuar hasta asegurarse que el sistema está limpio.

Entre las ocho y 24 horas de operación, tome una muestra de aceite y analícela con un probador de acidez y observe el color. Si el aceite está limpio y libre de ácido, la limpieza se ha completado. Si el aceite está sucio o ácido, cambie los filtros deshidratadores o los bloques desecantes. Si se considera necesario, puede cambiarse el aceite del compresor, aunque la recomendación es que cada vez que se cambien el filtro deshidratador y los filtros de succión también se cambie el aceite.

Después de otras 24 horas de operación, deberá tomarse otra muestra de aceite y analizarla para asegurarse que el nivel de ácido ha disminuido abajo de 0.05 por ciento.

Cuando se haga el último cambio de filtros deshidratadores, deberán instalarse los del tamaño que normalmente usa el sistema, dejándolos instalados permanentemente.

15. Simultáneamente a las revisiones de caídas de presión y nivel de ácido, también deberá revisarse el contenido de humedad del sistema; ya que es otro parámetro para determinar el cambio de los filtros deshidratadores o los bloques desecantes.

16. Hasta este punto, se puede tener la seguridad que el sistema está completamente limpio. Para asegurarse que las condiciones de operación son satisfactorias, se recomienda revisar el sistema nuevamente en dos semanas.

 

Autor: Gildardo Yañez

Especialista en Refrigeración
Miembro ASHRAE

Perfil Profesional

Gildardo Yañez es Especialista en Refrigeración basado en CDMX. Gerente de Capacitación Técnica en BOHN de México

Está titulado como Ingeniero Electricista en el Tecnológico de Tlalnepantla y como Maestro en Administración en la Universidad del Valle de México.  

Autor de FB-UNIVERSITY, los manuales de la Certificación BOHN  y de los Manuales Buenas Prácticas. Colaborador en la Revista CERO Grados Celcius, y la  Revista Mundo HVAC&R.

Sitio actualizado el:

01-05-2021

Número de Visitantes

Derechos de Autor:
Los escritos técnicos de refrigeración y refrigerantes, que se encuentran publicados en esta web, son para uso exclusivo de consulta. Si los usa como referencia, por favor mencione que los obtuvo en este sitio: www.gildardoyanez.com

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Gildardo Yañez 2021 Todos los derechos reservados. Límite de responsabilidad: Las afirmaciones y opiniones expresadas en estos textos reflejan única y exclusivamente el enfoque del autor (Gildardo Yañez). Se cree que toda la información, las aseveraciones y los datos proporcionados son precisos, confiables y se ofrecen de buena fe.